El pasado mes de Agosto de 2020 iniciaba un nuevo proyecto de asesoría en viticultura y enología para Celler Cairats (DO Montsant). Esta bodega se encuentra en la zona sur del Montsant, con un total de 12 Ha de viñedos repartidos entre las poblaciones de Els Guiamets y Darmós. Después de los primeros meses de trabajo, en este post me gustaría explicar mis experiencias de vendimia 2020.

Celler Cairats es un proyecto vitivinícola, el cual, desde sus inicios ha apostado por la sostenibilidad y calidad, tanto a nivel de viticultura, dónde todos sus viñedos se trabajan de forma ecológica, como a nivel enológico, desarrollando vinificaciones que pretenden expresar el máximo potencial de las uvas y del territorio.

Los viñedos se cultivan en suelos franco-calcáreos y calizos-arenosos, distribuidos en terrazas de piedra y bancales.

Los primeros objetivos

Una vez iniciado el proyecto, los primeros objetivos fueron los siguientes:

  • Planificar la vendimia y las vinificaciones de la cosecha 2020.
  • Realizar los controles de maduración de la uva y establecer la fecha de vendimia.
  • Elaborar dos nuevos vinos para la bodega: un blanco y un rosado.
  • Mejorar el perfil aromático y gustativo de los vinos tintos.

Algunas observaciones

La región vitivinícola de las poblaciones de Els Guiamets y Darmós, en el sur de la comarca del Priorat, se caracteriza por ser una zona muy cálida y seca (sobretodo en los meses de junio a septiembre). Como resultado, las maduraciones de las uvas son completas, con un buen equilibrio entre grado, acidez y maduración fenólica.

Uno de los aspectos más llamativos, sobretodo en la elaboración de los vinos tintos, fueron aquellas variedades proveniente de viñedos viejos, como el caso de la Garnacha. Como resultado, se obtienen vinos de elevada complejidad aromática (fruta roja, flores, hierbas aromáticas, especies…) junto con una boca estructurada y equilibrada. En definitiva, vinos con un buen potencial de envejecimiento.

Por otro lado, a nivel fitosanitario, a pesar del año sufrido por el míldiu, los viñedos tenían un buen nivel de sanidad, realizándose los tratamientos en el momento fenológico adecuado juntamente con una buena gestión de la vegetación en el viñedo.

Las vinificaciones

Vino blanco

Uno de los objetivos de la bodega fue elaborar un nuevo vino blanco. Para ello, se utilizó garnacha blanca proveniente de viñedos propios. Uno de los aspectos más valorados en esta vinificación es la sedosidad aportada por esta variedad en boca, dando sutileza y post-gusto, junto con un perfil aromático afrutado y floral.

Vino rosado

Otro reto de la bodega era elaborar un nuevo vino rosado de color pálido. Éste se vinificó a partir de mostos de garnacha y cariñena, respectivamente. En esta vinificación, la cariñena como rosado, me sorprendió, tanto a nivel aromático, destacando notas especiadas y balsámicas, como a nivel gustativo, aportando más extracto y estructura en el cupaje.

Vinos tintos

Se vinificaron distintas variedades tintas según la parcela de procedencia: garnacha, cariñena, merlot, tempranillo. En primer lugar, se realizó una selección manual de la uva tanto en el viñedo como en la entrada de la bodega. En segundo lugar, las fermentaciones se realizaron a temperatura y extracción (taninos y color) controlada. Finalmente, la fermentación maloláctica se realiza de forma espontánea.

Conclusiones

Las principales conclusiones de mis experiencias de vendimia 2020 para Celler Cairats son las siguientes:

  • Zona vinícola que permite una obtención de vinos de calidad que aportan tipicidad e identidad.
  • Celler Cairats es una bodega que apuesta por la sostenibilidad, tanto a nivel de viticultura como de enología.
  • Se espera continuar elaborando vinos de calidad adaptados a las nuevas necesidades del mercado.