La importancia de la gestión del suelo de una explotación es imprescindible para mantener su rentabilidad y sostenibilidad. En el caso de la vid, el tridente formado por el suelo, la planta y los microorganismos que residen en él, permite asegurar tanto la calidad de las uvas como la de los vinos.

En un post anterior, ya había escrito sobre la selección de levaduras del vino, las cuales provienen del suelo de nuestros viñedos. Por lo tanto, el suelo donde se asientan los viñedos representa un elemento de diferenciación respecto a la competencia ya que puede marcar la identidad de nuestros vinos.

¿Cuáles son las ventajas de una adecuada gestión del suelo?

  • Protección frente la erosión, sobretodo en viñedos establecidos en ladera.
  • Mantenimiento de la tipicidad del suelo mediante un nivel de fertilidad y de actividad biológica adecuada.
  • Incremento de la capacidad de retención de agua, siendo un factor clave en las actuales condiciones climáticas.
  • Mejora del equilibrio vegetativo y productivo de los viñedos, sobretodo en las zonas de mayor vigor, mediante el control de la flora arvense.

La biofertilización como un elemento de gestión del suelo

En los últimos años, se está haciendo una transición hacia un cultivo ecológico de la vid. A nivel nacional, un 12% de la superficie de viñedos se cultiva de forma ecológica (¡aún queda por hacer!). Podéis consultar más datos en este sentido en el siguiente enlace.

Uno de los aspectos de la agricultura ecológica es que implica la no utilización de fertilizantes en base a productos químicos. Es por ello, que en el presente post me gustaría compartir mi experiencia en biofertilización, concretamente, utilizando compost en base a estiércol de vaca. Además, esta aportación se complementa mediante la incorporación de restos de poda.

Mi experiencia en biofertilización

Análisis de los suelos de los viñedos

En cuanto a la realización de los análisis, se tienen en cuenta los siguientes aspectos:

Puntos de muestreo

En primer lugar, se extraen muestras (a 50 cm de profundidad) mediante una barrena de tres puntos aleatorios de un mismo viñedo. Las muestras se mezclan entre ellas para conseguir una única muestra representativa de todo el viñedo (punto de control). Los 3 viñedos analizados se encuentran establecidos en las siguientes formas:

  • Próximo a una sierra: viñedo 1.
  • Cultivado en ladera: viñedo 2.
  • Establecido en un bancal: viñedo 3.
Parámetros del suelo

En segundo lugar, las muestras extraídas se envían a un laboratorio externo para el análisis de los siguientes parámetros:

  • pH
  • Conductividad
  • Materia orgánica
  • Carbonato calcico
  • Elementos: N, C/N, K, Ca, Mg, Na y P
  • Textura: contenido en arena, limo y arcilla

Interpretación de los resultados

Los suelos de los viñedos son básicos (pH>7.6) con un nivel de materia orgánica medio-bajo. Los resultados de los análisis concluyen que el aporte de biofertilizante es necesario para mantener la materia orgánica y el equilibrio entre los distintos elementos del suelo. A su vez, los resultados permiten ajustar la dosis necesaria de estiércol. Ésta se optimiza con el objetivo de mantener tanto la fertilidad del suelo como para asegurar un equilibrio entre la calidad y la producción deseada.

A través de la ficha técnica del producto y de los resultados analíticos, se comprueba que la cantidad de estiércol a utilizar cubre con los principales elementos del suelo como N, P, K, Mg y Na.

Además, mediante el contenido de arena, limo y arcilla, se identifican las texturas de los viñedos analizados. Para el viñedo próximo a la sierra, se obtiene una textura franca, mientras que los viñedos cultivados en bancal y ladera, les corresponden unas texturas franco arcillosas y franco arcillo-arenosas, respectivamente. Se concluye que la textura de los suelos de los viñedos es media.

Aplicación del biofertilizante

Se aplica el estiércol de vaca alrededor de las cepas y se deja en la superficie del viñedo durante 5 días.

Laboreo

A continuación, se realiza un laboreo para homogenizar el estiércol aplicado y enterrarlo en el suelo del viñedo.

Próximos pasos

Finalmente, con el objetivo de mejorar el equilibrio vegetativo-productivo, se espera dejar una cubierta vegetal espontánea en aquellos viñedos de mayor vigor.

Conclusiones

Como conclusiones de la experiencia en biofertilización se obtienen las siguientes:

  • El suelo de los viñedos es un elemento de diferenciación que influye en la tipicidad de nuestros vinos.
  • La gestión del suelo es necesaria para mantener la sostenibilidad de nuestros viñedos.
  • El análisis de los suelos permite la optimización en el consumo de estiércol de vaca para la fertilización orgánica.