El pasado año 2020, inicié mi proyecto personal de vinos, el cual, se centra en la elaboración de vinos de finca sostenibles en la DO Montsant. La 2020 ha sido mi primera vendimia dónde he podido vinificar las uvas provenientes de distintas partes de mi finca. Es por ello, que en este post me gustaría presentar mis experiencias y valoraciones.

Algunas observaciones

El ciclo fenológico vid en la finca

El ciclo fenológico de la vid en el año 2020 se caracterizó por dos aspectos. Por un lado, fue un año lluvioso, llegándose acumular más de 600 mm de agua, sobretodo durante los meses de Febrero a Mayo. Como consecuencia de ello, aparecieron grandes afectaciones de mildiu en los viñedos. Por otro lado, los meses de Julio y Agosto, fueron muy calurosos y secos con unas temperaturas medias entre 24-30ºC. En este caso, se adelantó la vendimia, tal y como viene siendo habitual en los últimos años.

En este sentido, la vendimia se inició con la variedad merlot el día 6/9. Todo el merlot provenía de un viñedo cultivado en bancales de pizarra y arcilla, con las filas orientadas de este a oeste. Como resultado, se obtuvieron unas uvas sanas, de tamaño pequeño, poco compactadas, idóneas para la elaboración de tintos de calidad.

En cuanto a la cariñena, se vinificaron 3 viñedos distintos en función de su establecimiento, orientación, tamaño de los racimos y vigor:

  • Cariñena en ladera (Viñedo 1): vigor bajo, tamaño racimos pequeño, orientación de noreste a sudoeste.
  • Bancal pequeño de cariñena (Viñedo 2): vigor bajo, tamaño racimos pequeño, orientación de norte a sur.
  • Cariñena en bancal (Viñedo 3): vigor medio, tamaño racimos medio, orientación de este a oeste.

Es por ello que los tres viñedos se cosecharon en tres días distintos, 28/9, 4/10 y 8/10, respectivamente.

 

Mis experiencias en el control de plagas y enfermedades en 2020

Polilla del racimo

Para el control de esta plaga, se realizó un ensayo mediante confusión sexual a través de feromonas. Se trata de un método de control totalmente sostenible a nivel medioambiental.

En el caso de los viñedos de merlot y el viñedo 3 de cariñena, no se detectaron incidencias, sin embargo, en los viñedos 1 y 2 de cariñena, se produjo una afectación entorno al 20% de la producción. Se prevé continuar con este método de control y reforzar con más feromonas las zonas más afectadas en 2020.

Mildiu

El mildiu tuvo afectación en toda la parcela, sobretodo en el cuajado de la uva. A pesar de ello, las zonas de mayor incidencia fueron aquellas de mayor vigor. No obstante, a través de tratamientos en el momento adecuado se consiguió salvar la cosecha.

Oídio

La presencia de oídio fue muy baja a pesar que la cariñena es una variedad sensible a esta enfermedad. Como hipótesis, se cree que el deshojado aplicado en el cuajado favoreció la no aparición de este hongo.

Los controles de maduración de la uva

La maduración de la uva se controla a través del análisis de los siguientes parámetros: peso de los 100 granos, GAP, acidez, pH y cata. Como principales resultados, me gustaría resaltar el pH de las uvas a unos valores entre 3.3-3.4. Esto es debido, en gran parte, a las características del suelo. Estos valores nos indican que estamos delante de unos vinos con un gran potencial de envejecimiento.

Mi estilo de vinificación

El estilo de vinificación que se utiliza para la elaboración de los distintos vinos se centra en el respeto hacia el terruño, el aroma y la variedad. Es por ello que las vinificaciones se plantean en función de la parcela, el nivel de vigor, la orientación y la variedad de uva. La fermentación alcohólica se realiza a temperatura controlada siguiendo la extracción de compuestos fenólicos y aromáticos organolépticamente. La posterior fermentación maloláctica se lleva a cabo de forma espontánea.

Como resultado, se obtienen los siguientes vinos:

  • Vino de cariñena del viñedo 1 (vigor bajo): notas de  fruta roja y negra con toques balsámicos, siendo el vino más complejo aromáticamente. En boca es muy equilibrado, con cuerpo y taninos jugosos de la uva. Se destina para una crianza en ánfora.
  • Vino de cariñena del viñedo 2 (vigor bajo): aromáticamente destaca la fruta roja. En boca el vino es equilibrado, con cuerpo y taninos maduros procedentes de la uva. Se destina para un vino de crianza en barrica.
  • Vino de cariñena del viñedo 3 (vigor medio): perfil aromático de fruta fresca con un fondo vegetal. En boca el vino es equilibrado, con menor cuerpo respeto los primeros dos vinos  y con taninos suaves procedentes de la uva. Se destina para un vino de perfil joven con crianza en tanque de acero inoxidable.
  • Vino de merlot: intenso aromáticamente con notas de fruta roja, negra y toques especiados. A nivel gustativo, tiene cuerpo con taninos maduros y jugosos procedentes de la uva. Se destina para un vino de crianza en barrica y en tanque de acero inoxidable.

Conclusiones

Las principales conclusiones de los vinos de finca 2020 son las siguientes:

  • La cosecha 2020 representa los primeros pasos hacía unos vinos que expresen, por un lado, el terruño de la finca, y, por otro lado, mi filosofía de elaboración.
  • Se pretende continuar con un cultivo de la uva sostenible y ecológico.
  • Todos los datos y experiencias recogidas durante este año indican que los vinos de la finca tienen un gran potencial de envejecimiento.
  • A nivel personal, este proyecto representa una ilusión de empezar un viaje de retorno a mis orígenes.